¿Cómo opera el seguro de 'pérdida total'?

¿Cómo opera el seguro de 'pérdida total'?


Cobertura

¿Cómo opera el seguro de 'pérdida total'?

Uno de los más grandes temores al tener un accidente o robo es que el vehículo quede totalmente inutilizable o nunca aparezca. Para este tipo de situaciones existe una cobertura que opera de acuerdo a la magnitud de los daños del vehículo o si no aparece luego de un mes del siniestro.

La pérdida total se caracteriza por devolver al asegurado el valor comercial del vehículo, es decir, la suma de dinero a la que asciende el auto a la fecha en que fue siniestrado. Luego de realizar la denuncia del siniestro, el liquidador acudirá a la cada de remates donde lo trasladen para inspeccionarlo y evaluar los daños. Es necesario destacar que existirá un análisis de los costos en reparaciones, como del valor del vehículo antes de catalogarlo. Además, algunas pólizas poseen variables a la hora de definir una pérdida total. Si el costo de los arreglos supera entre el 65% o el 75%, dependiendo de la póliza, se aceptará esta cobertura. 

Cuando el liquidador ya define las variables del siniestro, se le presentará una propuesta al asegurado con el monto a indemnizar. Si el cliente no se encuentra satisfecho, tiene derecho a apelar a través del mismo canal de comunicación. 

Es importante destacar que si el asegurado sufre este tipo de siniestros, deberá cancelar lo restante de la prima total acordada al inicio de la contratación y que su póliza expirará, debido a la totalidad de su utilización. 

El pago de la indemnización operará en la mayoría de los casos, mientras que los vehículos del año, tienen entre sus clausulas la reposición a nuevos. 

¿Y si se roban mi vehículo?  

Si el vehículo fue robado y no aparece luego de treinta días, se pueden presentar los antecedentes para catalogarlo como una pérdida total. 

En los casos en que aparezca el vehículo luego de este periodo, el asegurado puede decidir si continuar con el proceso o quedarse con el auto para su reparación.