Seguridad para refrescarnos en la piscina
Seguridad para refrescarnos en la piscina
Sigue nuestros consejos para tus niños

Seguridad para refrescarnos en la piscina


Sigue nuestros consejos para que tus niños disfruten de con seguridad del baño en la piscina y evitemos sustos que pongan en riesgo su seguridad.

1.- Supervisión.  Nunca dejes a tus niños bañarse solos en la piscina. Aunque tu hijo sepa nadar debes estar supervisando que no vaya a tener un calambre o algún accidente y necesite tu ayuda.

2.- No olvides juguetes en la piscina ni en sus alrededores. Un niño podría querer tomarlo y caer.

3.- Pon rejas de seguridad. Rodea la piscina con una cerca de no menos de 1.2 metros de altura, con una cerradura en la puerta para que no esté al alcance de los niños.

4.- Lleva a tus hijos a clases de natación lo más pronto posible. ¡Mientras más pequeños menos les costará aprender!

5.- Enseña a tus hijos a no correr, ni jugar brusco cerca de la piscina.

6.- Usa con precaución los flotadores y alitas. Recuerda que estos elementos pueden provocar accidentes si no se usan bajo supervisión.

7.- Pide  a tus hijos que respeten un mínimo de 2 horas para bañarse, tras cada comida.

8.- Mantén a los niños alejados de los drenajes, tuberías u otras aperturas de la piscina, para evitar que queden atrapados.

9.-Aprende técnicas de reanimación.

¡Ahora disfrutemos de la piscina con toda seguridad!

Siguiendo estos consejos, lograremos que el baño sea una experiencia gratificante y evitaremos sustos y riesgos que pueden poner en peligro la salud de los niños.

- Puedes realizar masajes en tu bebé todos los días después de su baño.
- La sesión de masaje debe durar en promedio 5 a 10 minutos.
- Mantén tus manos limpias, sin anillos y las uñas cortas.
- La temperatura ideal en la habitación es de 22ºC.
- Usa aceites especiales para bebés, ya sea de caléndula, coco, almendras, manzanilla.
- Elige la posición que más te acomode a ti y a tu bebé. Tu pequeño puede estar acostado, en tus brazos o sentado mirando hacia el frente con su espalda apoyada a tu cuerpo.
- Pon música relajante
- Inicia el masaje desde la cabeza hasta sus pies
- Si el masaje es post baño, ponle su pañal o una mantita porque los masajes pueden estimar que haga pipí.
- Frota tus manos antes de iniciar el masaje para que estén calientes.
- Convérsale o cántale para estimular a tu bebé y crear una rica conexión con él.

Con estos pasos lograrás que tu bebé disfrute su masaje y se relaje completamente.